THE BLACK HOUSE IN THE SNOW

Esta vivienda en Roschino es un refugio en el bosque ruso para una familia de artistas. La arquitectura expresa una simplicidad que resuena y contrasta con su contexto, donde se convierte figurativamente en una pieza de carbón que se coloca sobre la nieve blanca.

Este proyecto habitacional fue realizado por la firma AB CHVOYA, con sede en San Petersburgo, Rusia. Esta residencia de campo se ubica en Roschino, a sesenta kilómetros de San Petersburgo. La construcción tiene una extensión de 159 m2 y fue terminada en 2018.

La vivienda se encuentra emplazada en un asentamiento junto al bosque, sobre un predio con un desnivel natural. Adicionalmente, el bosque destaca por sus abundantes pinos que cubren por completo el espacio.

La arquitectura de la casa parte del objetivo de respetar las condiciones existentes del sitio, por lo que se decidió generar un volumen largo y angosto ubicado de tal forma que se preserva toda la flora y fauna natural del lugar. En sí, la geometría de la edificación se diseñó conforme a las dimensiones de 30 x 5.5 metros.

El programa arquitectónico consiste en un estudio y el área residencial, los cuales están separados por medio de un pasillo que divide claramente el volumen justo en el centro, evidenciando que cada bloque interno tiene funciones diferentes e independientes.

El bloque residencial incluye un recibidor, el área de cocina, la sala y el comedor, así como dos recámaras para los niños y los invitados, y finalmente la recámara principal. De la misma manera, se diseñó un mezzanine con pequeños habitáculos para recibir más visitantes; además, justo sobre la recámara principal se ubicó un espacio dedicado para la meditación y la introspección.

Siguiendo la pendiente natural del terreno, el nivel del piso en las habitaciones sube en comparación del área del taller adaptándose correctamente al sitio. Por otra parte, la cubierta se diseñó con una inclinación hacia el Sur que funcionara correctamente de acuerdo a las condiciones climáticas, especialmente debido a la nieve, y al mismo tiempo con la intención de exponer el mezzanine, las recámaras y el estudio hacia el sol del Norte.

Dentro de la selección de materiales, se elegió la madera carbonizada en formato aduelado como la piel exterior, lo que le permite generar un contraste inmediato con el verde del bosque y el blanco de la nieve. Igualmente, en el interior se utiliza madera para el piso y recubrimiento de plafones. Sin duda, la personalidad de la arquitectura de esta casa se expresa por medio de su lenguaje y fachada exterior, lo que la convierte en un referente significativo de arquitectura contemporánea.

*Artículo publicado en el suplemento ChicHaus 84 de Grupo Milenio a nivel nacional.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 


About this entry