SENCILLA Y LIGERA

La Casa FF tiene la intención de mostrar elementos sencillos y ligeros, que ejecuta la ilusión de flotar sobre una base recubierta de madera, enfatizando la percepción al verlo desde el exterior. En el interior, por medio de una precisa distribución de apoyos aparenta flotar sin ningún tipo de soporte estructural. De manera integral, la vivienda aporta una experiencia con gran potencia y detalles sorprendentes.

Este proyecto se localiza en un fraccionamiento cerrado, en la zona poniente de Zapopan, Jalisco. La residencia tiene una extensión de 587 m2 y fue terminada en 2012. El diseño arquitectónico estuvo a cargo del despacho Hernández Silva Arquitectos.

El concepto se aplicó por medio de un lenguaje sencillo y enfatizando volúmenes visualmente puros. El planteamiento arquitectónico se basó en una forma de “T”, modificando los trazos para optimizar la distribución espacial.

El acceso peatonal se detalla con una cubierta ligera que flota sobre los muros de madera que reciben al visitante. Para mantener la pureza de la imagen exterior de la vivienda, la entrada vehicular se planteó de una manera sutil, integrando el portón por medio de un recubrimiento de madera que sigue la continuidad del muro exterior.

Al adentrarse a la casa, se van presentando una serie de sorpresas y detalles, cuidadosamente planteados por el arquitecto, donde los límites y las visuales brindan un recorrido interesante al visitante, hasta el punto de rematar en un espacio que se abre completamente hacia las áreas del exterior, incluyendo el jardín y la alberca.

En la planta baja, se ubicaron las áreas sociales y de servicio. En la estancia, se definió un gran espacio a doble altura, el cual está en contacto con el patio de ingreso por medio de un espejo de agua. El mobiliario juega un papel principal en el diseño, ya que se encuentra en función de la dirección del espacio y conforme a la apertura de las cristaleras. De la misma manera, la escalera tiene un papel importante visualmente, siendo de concreto aparente y fungiendo como un muro escultórico.

El área del comedor es amplia y abierta, organizando el espacio social y en conexión directa con la terraza; esta zona, se encuentra completamente abierta, ya que posee un sistema de cortinas enrollables. Se debe de destacar, que se optimizaron los recursos estructurales y técnicos para poder lograr los volados y claros sin columnas, manteniendo aún así el sentido de la privacidad.

En la planta alta, se ubicaron las áreas privadas. La sala de estar familia funciona como el elemento central, el cual conecta el pasillo con las habitaciones, mientras que se disfruta de las vistas hacia el jardín interior. La recámara principal es más amplia y está rodeada por el jardín, la distribución de este cuarto es flexible, permitiendo tener una visión completa del jardín desde cualquier punto de la habitación.

El volumen exterior tiene un recubrimiento de madera cumarú, mientras que los interiores se definieron por lo general en aplanados de color ostión, siendo únicamente algunos muros de concreto aparente. La aplicación de materiales no es muy extensa, a excepción del uso específico de mosaicos venecianos para lograr un efecto envolvente. La intención principal de diseño es mantener un carácter mínimo mediante la aplicación continua de materiales muy bien seleccionados, fortaleciendo el concepto arquitectónico.

*Artículo publicado en el suplemento ChicHaus 14 de Milenio en Monterrey, Guadalajara y D.F.

Casa FF ChicHaus 14 Casa FF ChicHaus 14a


About this entry