LA CASA DEL ABUELO

Hace varias semanas me hicieron una entrevista para la sección de Bienes Raíces para el periódico “El Norte” sobre el tema “La casa del abuelo”. Salió este fin de semana pasado. Aquí dejo la entrevista completa.

LA CASA DEL ABUELO

a) La tendencia demografía indica que la proporción de ancianos en el País crecerá significativamente en los próximos años.

b) En nuestro México, la gente que compra casa generalmente lo hace para vivir ahí toda su vida, es decir, hasta envejecer.

Por lo anterior, puede pensarse que es pertinente que el diseño de las casas de hoy respondan a estas necesidades futuras.

1.-¿Cómo debe de ser una casa para que sea accesible para personas de la tercera edad?

Cualquier vivienda que sea amigable para una persona con una discapacidad física lo es también para personas de la tercera edad, ya que la cuestión crítica siempre es la movilidad. El diseño de estas vivienda, o incluso de edificios enteros, debe de ser flexible, en el sentido que los espacios puedan cambiar de posición o de tamaño, según las necesidades específicas, únicamente determinando de manera fija las instalaciones e incluyendo diferentes tipos de mobiliario y muros modulares . 

2.-¿Es posible diseñar una casa de tal forma que pueda modificarse a través del tiempo y satisfacer las necesidades de las personas a lo largo de su vida? ¿Cómo debe ser este diseño?

Claro que es posible que una casa cambie a través del tiempo. Es conocida la noción de que “el tiempo construye”. Este tipo de proyectos son muy conocidos, desde el concurso PREVI en Lima, Perú, el open building como tendencia difundido por John Habraken y el SAR (Stichting Architecten Research), así como los ejemplos de vivienda experimental en España, principalmente en Cataluña. 

3.-En términos generales, ¿Cuáles son los requerimientos de las personas de la tercera edad con respecto a la vivienda donde habitan?

Principalmente se tiene que garantizar la movilidad en caso de que se vaya perdiendo por alguna enfermedad degenerativa o que se tenga que recurrir a andador o silla de ruedas. La accesibilidad y cercanía con el baño y la cocina son esenciales, tener barras de apoyo a las alturas necesarias es importante dependiendo del área. En caso de vivir en una casa de dos niveles, es necesario tener un elevador o una rampa no mayor de 8m de largo con pendiente de 8%, es decir que por cada 100cm se suben 8cm. También puertas de mínimo 90cm, pero preferentemente de 1 a 1.20m. De la misma manera, ya sea en rampa o en escalera, se debe de contar con un barandal o pasamanos a dos alturas, 70cm para niños y 95cm para adultos. 

4.-¿Cualquier vivienda puede ser adaptada para que habite una persona de la tercera edad? ¿En qué casos es imposible la adaptación?

En esencia sí, cualquier vivienda puede ser adaptada para este propósito. Únicamente cuando el espacio sea muy reducido o que los muros no puedan ser derribados por cuestiones constructivas no se pueden hacer estas adecuaciones. Indudablemente, el factor de recursos económicos es algo importante, porque hacer este tipo de modificaciones sobre una vivienda existente no es económico. 

5.-También los edificios de departamentos son susceptibles de ser adaptados o proyectados para atender las necesidades de personas de la tercera edad.

Considero que en los departamentos es más sencillo que en las viviendas unifamiliares, ya que en esos casos en la mayoría de las ocasiones son de 1 solo nivel, por lo que lo más importante es garantizar la flexibilidad del espacio y su capacidad de apertura, donde lo principal es la colocación de las instalaciones y poder colocar puertas de 1 a 1.20m de ancho. 

6.-Que tan frecuente es que sus clientes se preocupen en que el diseño de su nueva vivienda sea accesible. Pensando que, en un futuro, su propio envejecimiento hará que requiera espacios que faciliten la movilidad (O algún problema de salud, cuando aún es joven).

No es muy frecuente, en la actualidad vivimos la época de vivir experiencias fugaces y la preocupación por el futuro es casi nula, por lo que es muy improbable que una pareja joven o un soltero se pueda preocupar por estas cuestiones, a menos que tengan un ser querido con alguna discapacidad que vaya a visitarlos regularmente. 

7.- ¿Cómo debe diseñarse una residencia a fin de que brinde movilidad (y sea accesible) a las personas de la tercera edad, por ejemplo. Citar elementos de diseño específicos, como altura de apagadores, anchura de los pasillos, etcétera.

En caso de vivir en una casa de dos niveles, es necesario tener un elevador o una rampa no mayor de 8m de largo con pendiente de 8%, es decir que por cada 100cm se suben 8cm. También puertas de mínimo 90cm, pero preferentemente de 1 a 1.20m. De la misma manera, ya sea en rampa o en escalera, se debe de contar con un barandal o pasamanos a dos alturas, 70cm para niños y 95cm para adultos. Las alturas de los apagadores de máximo de 1.20m, mientras que los contactos deberán de estar a máximo 40cm sobre el nivel del piso. En cuestión de los pasillos, el ancho adecuado deberá ser de 1.20m, siendo que en espacios de servicio como baños o cocinas también se deberá de respetar este ancho. También, cualquier habitación donde se pueda colocar un círculo de 2.80m de diámetro es ideal para cualquier función. 

8.-En qué se suelen enfocar sus clientes más jóvenes versus los más viejos en cuando a lo que les solicitan en términos de diseño de su nueva casa. Incluir las diferencias fundamentales, las más evidentes.

La principal diferencia es que los más jóvenes siempre pensamos en las necesidades más próximas. También, parece que las áreas sociales siempre son prioridad o incluso los detalles más estéticos y tecnológicos, donde lo que se debería de considerar y en lo que es necesario invertir es en brindarle verdadera capacidad de cambio y flexibilidad a los espacios habitables. 

9.-Lo que gustes agregar es bienvenido (Una reflexión final).

Una tendencia importante en la arquitectura actual es el diseño con perspectiva de género, que finalmente es la arquitectura verdaderamente flexible en su totalidad. Es una tendencia en la que se busca democratizar el espacio, donde sea abierto y multifuncional, y que se puedan cambiar los usos de las áreas o incluso intercambiar habitaciones. El objetivo final es que el espacio no esté regido por ideas constrictivas, donde los servicios, áreas sociales y privadas, están separadas completamente, sino que se busca una experiencia donde se fomente la convivencia e integración social y familiar principalmente.

*Opinión publicada en la portada de la sección Bienes Raíces del periódico “El Norte” el Domingo 10 de marzo del 2013.

http://www.negocioselnorte.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?id=113516&urlredirect=http://www.negocioselnorte.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=113516

NBIE20130310-001


About this entry