INVIERNO DE ENSUEÑO

Se acerca la temporada de invierno y especialmente en los países del norte, como Canadá, los paisajes cambian drásticamente y se vive una experiencia sin igual. Como parte de ésta, YH2 Architecture diseñó una residencia conocida como La Luge, en Québec, Canadá, la cual captura el espíritu de esta época y transmite una atmósfera de tranquilidad, paz y armonía, perfecta para disfrutar con la familia.

El proyecto tiene un área de 120m2 y fue construido en 2011, en La Conception, Laurentides. De una manera atractiva, la residencia se presenta como dos cubos principales, visualmente contrastantes, con acabados en madera y acero oxidado, los cuales se unen definiendo diversos espacios. El contexto de esta cabaña contemporánea es magnífico, un bosque que permite vivir la naturaleza pero al mismo tiempo mantener la privacidad de los habitantes.

El cubo de acero oxidado funciona como un espacio de acceso, además de una transición entre el exterior nevado y el interior cálido. En el diseño interior, se enfatiza una estética mínima, donde esta sensación de calidez se mantiene, revistiendo los espacios en su totalidad de madera, logrando un efecto de continuidad y de un ambiente integral.

Casi sin ningún tipo de decoración, únicamente con el mobiliario esencial, la cabaña invita a los habitantes a hacer suyo el espacio. Los materiales principales que se aplicaron fueron maderas diversas, como el cedro, nogal y roble, fomentando una experiencia de sosiego, relajante, pero al mismo tiempo intensa.

El paisaje posee la virtud de atrapar a cualquier persona en una singular atmósfera de invierno, alejada de lo cotidiano y las problemáticas de la ciudad. Siguiendo esta idea, La Luge fue planeada como una segunda residencia para los usuarios, especialmente considerada para poder albergar a visitantes durante eventos especiales en el año.

Para cumplir con los requerimientos de los clientes, fue necesario proyectar cuidadosamente una vivienda espacialmente flexible, que se adaptara fácilmente a la creciente y decreciente cantidad de huéspedes. La casa se distribuye en tres espacios básicos: cuarto principal, cuarto de niños y área social. Estas áreas pueden reconfigurarse de distintas maneras utilizando puertas corredizas, por ejemplo, el cuarto de los niños puede ser convertido en una zona de juegos o un cuarto de visitas, que esté conectado a las áreas sociales cómodamente.

Es importante destacar que las áreas de ocio son vitales para el proyecto, ya que la tercera parte de la vivienda está ocupada por un spa privado, que se integra completamente con el exterior, nunca perdiendo esta conexión con el contexto inmediato.

La Luge puede considerarse como la esencia de una arquitectura donde los usuarios y sus vivencias notoriamente son los protagonistas, y el edificio se percibe como un escenario que estimula y le permite a los habitantes gozar momentos de ensueño, como una manera de reinventar la realidad.

*Artículo publicado en el suplemento Casas & Más 162 de Milenio Monterrey.


About this entry