TENDENCIA AL MÍNIMO

Una de las tendencias en la arquitectura de interiores en la actualidad es implementar una imagen limpia, continua, con el mínimo en acabados y adornos, a la vez que se emplea un mobiliario contemporáneo y llamativo, con el cual logre un equilibrio que consiga que el espacio sea agradable y armónico.

El diseño de este apartamento representa una vertiente que sigue la idea de la arquitectura moderna con una voluntad de renovación. El diseño de esta vivienda fue realizado por la oficina de diseño y arquitectura Lanciano Design, con sede en Tel Aviv, Israel. El proyecto se localiza en el piso 25 de uno de los mejores hoteles de Israel, lo que le permite tener una de las mejores vistas de la ciudad gracias a su ubicación y altura, observando claramente la metrópolis y el mar.

El concepto central del proyecto es crear una división entre los espacios, estableciendo una configuración de áreas abiertas que van del esquema completo a las subdivisiones articuladas a manera de lo que incorrectamente y de manera comercial se reconoce como loft, ya que este concepto originalmente se considera como una intervención habitacional en un edificio de un uso previo diferente, como industrial o de oficinas. La mayoría de los materiales son ligeros y transparentes, como el vidrio para los baños, regaderas e inodoros.

La idea de la vivienda contemporánea se puede observar diseminada en las diferentes combinaciones de detalles que se colocaron a lo largo del apartamento. Sin embargo, como elementos de contraste, en ocasiones se utilizan piezas tradicionales en materiales cálidos como la madera para dar un sentido más de hogar; tal es el caso de la gran mesa de madera de la cocina, que ofrece un espacio lo suficientemente amplio para albergar a toda la familia y sus amistades.

Algunas de las características más representativas y cautivantes del diseño son las ventanas amplias, de piso a techo, que permiten disfrutar de mucha luz natural y con las vistas privilegiadas de estar en el piso 25. La paleta de colores que se escogió con base en la simple combinación de colores de blanco y negro, siguiendo la gama cromática de las piezas que se utilizaron para ambientar los diferentes espacios. En contraste, se utilizaron una variedad de plantas y macetas en el área social, lo que logra que sea mucho más agradable y vivo.

La terraza, uno de los espacios favoritos del proyecto, se convierte en un punto clave porque de ahí se puede tener una vista magnífica de la ciudad, además de disfrutar de un mobiliario neutro que acompaña notablemente a la experiencia de estar en este atractivo exterior.

Lanciano design tenía la idea clara de dar esa imagen mínima al espacio, pero incluyendo accesorios y mobiliarios rústicos, que mantuvieran una atmósfera elegante pero cálida al mismo tiempo. De la misma manera, se puso mucha atención a los acabados y los detalles en el apartamento, haciendo énfasis en el diseño de la iluminación, en lo cual esta firma de arquitectos se especializa.

Aunque no es una propuesta innovadora en el diseño de arquitectura de interiores, este proyecto se muestra coherente y sigue una tendencia contemporánea en el uso de superficies continuas, limpias y sobre todo en la flexibilidad del espacio. No se trata de reinventar la arquitectura como tal, sino de ser fiel y coherente a un concepto con la suficiente potencia para acompañar la vida de una familia día con día.

*Artículo publicado en el suplemento Casas&Más 159 de Milenio Monterrey.


About this entry